Odontología pediátrica en Indianápolis, IN

¿Listo para empezar?

Contáctenos

Hacia un comienzo saludable

Enseñar a su hijo hábitos saludables desde el principio lo ayudará a mantener una sonrisa brillante y saludable por el resto de su vida. Ball Dentistry disfruta cuidando los dientes de los niños, y estamos aquí para que usted y su hijo se sientan lo más cómodos posible. Si tiene alguna pregunta sobre nuestras prácticas pediátricas, contáctenos hoy.

Primera visita dental del niño

Tenemos varios objetivos importantes durante la primera visita de su hijo a nuestra oficina. En primer lugar, queremos presentarle a su hijo nuestro personal y el entorno dental de la forma menos amenazadora posible.

Los objetivos:

1. Proporcionar presentaciones agradables al entorno y al personal dental y una experiencia positiva general para su hijo.

2. Para realizar un examen completo y una evaluación de la salud y las necesidades dentales de su hijo, tanto ahora como en el futuro.

3. Obtener radiografías cuando sea posible para proporcionar información de diagnóstico adicional importante.

4. Realizar medidas preventivas como limpieza, aplicación tópica de flúor, instrucciones de higiene bucal y orientación dietética.

5. Proporcionar a los padres o tutores un análisis completo del estado dental y oral del niño, incluidas las necesidades de restauración, las necesidades de tratamiento de ortodoncia y las recomendaciones de atención domiciliaria.

6. Proporcionar una evaluación de los métodos de tratamiento que servirían mejor, dado el comportamiento y las habilidades de su hijo.

Cuidado de los dientes de leche

Los dientes sanos son importantes para la salud general de su bebé. Los dientes ayudan a su bebé a masticar los alimentos y formar palabras y sonidos al hablar. También afectan la forma en que crece la mandíbula de su bebé.

Cada bebé es diferente. Generalmente, los dos dientes frontales comienzan a aparecer entre los 4 y los 7 meses de edad. La dentición generalmente es indolora, pero puede hacer que algunos bebés se sientan incómodos y molestos. Darle a su bebé un anillo de dentición frío o una toallita fría para masticar o chupar puede ayudar. La dentición no causa fiebre. Si su bebé tiene fiebre, debe hablar con su médico.

Comience a limpiar los dientes de su bebé dos veces al día tan pronto como aparezca el primer diente. Hasta que su hijo tenga 1 año, puede usar un paño húmedo o una gasa para limpiar los dientes y las encías de su bebé. Aproximadamente entre 1 año y 18 meses de edad, debe comenzar a usar un cepillo de dientes suave para bebés y un poco de pasta de dientes que no contenga flúor. Este tipo de pasta dental es segura para que su bebé la trague.

Asegúrese de llevar a su bebé al dentista antes de su primer cumpleaños, especialmente si existe un alto riesgo de caries o cualquier otro problema con los dientes. Es mejor que su hijo se reúna con el dentista y vaya al consultorio antes de que tenga un problema dental.

Caries del biberón

La caries o síndrome del biberón es una forma de caries que puede destruir los dientes de un bebé. Esta caries puede incluso entrar en la estructura ósea subyacente, lo que puede dificultar el desarrollo de los dientes permanentes. Los dientes con mayor probabilidad de dañarse son los dientes superiores.

Las caries del biberón son causadas por la exposición frecuente y prolongada de los dientes de un niño a líquidos que contienen azúcar, como leche, fórmula, jugos de frutas, gaseosas y otros líquidos endulzados. Estos líquidos alimentan las bacterias en la boca de un niño, lo que produce ácidos que atacan el esmalte.

Ball Dentistry realmente se preocupa por sus pacientes y hace un esfuerzo adicional para acomodar y cuidar a los pacientes. Todos en la oficina son amables y profesionales.

MF Google

He estado yendo a Ball Dentistry- North durante muchos años. Tienen algunos de los mejores higienistas dentales. Amy es a quien más voy, es la mejor: fácil de hablar, extremadamente amigable, suave pero extremadamente minuciosa en la limpieza, y tiene excelentes consejos para ayudarlo a mejorar su rutina diaria de limpieza de dientes. Thomas ha sido excelente en ayudar con cualquier cuidado restaurativo, identificable y amigable. El Dr. Canal es minucioso y revisa todas y cada una de las inquietudes. Él hace un excelente trabajo si necesita atención restaurativa. La oficina de recepción es excelente y siempre amable. Recomiendo encarecidamente Ball Dentistry- North.

BK Google

Experiencia asombrosa. ¡Rápido y fácil, y todos son muy amables y geniales para trabajar!

DA Google

Había pasado un tiempo vergonzosamente largo desde la última vez que fui al dentista debido a experiencias pasadas, pero hasta ahora todo bien en mi primera y segunda visita a Ball Dentistry. En la primera visita, Jessica me recibió y me hizo firmar algunos documentos, y Claudia fue paciente y me cuidó durante las radiografías. El Dr. Weathers fue muy útil y detallado en su examen de mi salud oral y me guió a través del procedimiento programado para la próxima semana. En mi segunda visita, Jaylen me dio la bienvenida y me ayudó a mantener el ánimo mientras ayudaba a la Dra. Weathers, y ambos ayudaron a aliviar mi ansiedad mientras realizaban el procedimiento. Regresaré en unas pocas semanas para otro chequeo, y me siento más feliz con el resultado de mis dientes y ahora con un poco más de confianza para visitar al dentista regularmente.

PS Google

Personal muy profesional. Siempre han sido amables y serviciales.

TG Google

41

Revisiones totales

5

Calificación promedio de

chuparse el dedo

Es completamente normal y saludable que su bebé o niño pequeño se chupe el pulgar, el dedo o el chupete. Los niños generalmente abandonan los hábitos de succión por sí solos cuando tienen entre 4 y 5 años. Si dejan el hábito a esta edad, la forma de la mandíbula no suele verse afectada y los dientes crecen con normalidad. Los niños que siguen chupando el chupete, el dedo o el pulgar cuando les empiezan a salir los dientes adultos permanentes tienen más probabilidades de tener problemas de mordida.

Chupar puede causar:

  • Los dientes frontales superiores para inclinarse
  • Los dientes frontales inferiores para inclinar
  • Las mandíbulas superior e inferior se desalinearán
  • El techo de la boca se estrechará
  • La necesidad de aparatos ortopédicos

Tratamiento:

Su médico puede decidir construir un aparato para desalentar la succión del dedo.

Desarrollo de los dientes de los niños

A los niños les salen dientes nuevos continuamente desde los 3 meses hasta los 6 años. La mayoría de los niños tienen un juego completo de 20 dientes primarios cuando tienen 3 años. Cuando un niño se acerca a la edad de 6 años, la mandíbula crece, dejando espacio para los dientes permanentes. Al mismo tiempo, las raíces de los dientes de leche comienzan a ser reabsorbidas por los tejidos que los rodean y los dientes permanentes debajo de ellos comienzan a salir.

Los dientes primarios son tan importantes como los dientes permanentes para la masticación, el habla y la apariencia. También sirven como soportes de colocación para los dientes permanentes. Los dientes primarios también brindan estructura para ayudar a dar forma a la cara del niño.

Sobre Nosotros

Caries de la infancia

Las caries de la primera infancia son una forma agresiva de caries que se presenta en bebés y niños muy pequeños. Se asocia típicamente con el consumo prolongado de líquidos que contienen azúcar y afecta inicialmente a los dientes frontales superiores, extendiéndose luego a otros dientes de leche. Debido a la naturaleza agresiva de esta enfermedad, es necesaria una intervención temprana. La Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica (AAPD) y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomiendan que todos los niños deben ver a un dentista antes de cumplir un año.

Espacios entre los dientes

Es normal e incluso ideal que los dientes de leche tengan espacio entre ellos. Tenga en cuenta que cuando erupcionan los dientes permanentes, su tamaño será considerablemente mayor que el de los dientes de leche. A medida que se pierden los dientes de leche, el diente permanente en erupción aprovechará rápidamente este exceso de espacio. Los niños que no tienen espacio en su dentición primaria pueden tener una mayor incidencia de apiñamiento (dientes torcidos) en la dentición permanente.

Radiografías dentales pediátricas

En general, los niños necesitan radiografías con más frecuencia que los adultos. Sus bocas crecen y cambian rápidamente. Son más susceptibles a las caries dentales que los adultos. La Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica recomienda exámenes de rayos X cada seis meses para niños con alto riesgo de caries. Los niños con bajo riesgo de caries requieren radiografías con menos frecuencia.

Los rayos X permiten a los dentistas diagnosticar y tratar condiciones de salud que no se pueden detectar durante un examen clínico. Si los problemas dentales se detectan y tratan a tiempo, la atención dental es más cómoda y asequible.

Las películas de rayos X detectan:

  • Las caries
  • Dientes en erupción
  • Diagnosticar enfermedades de los huesos
  • Evaluar los resultados de una lesión
  • Planificar el tratamiento de ortodoncia

Se aplica especial cuidado para minimizar la exposición de los pacientes jóvenes a la radiación. Con las salvaguardias contemporáneas, la cantidad de radiación recibida en un examen de rayos X dental es extremadamente pequeña. El riesgo es insignificante. De hecho, las radiografías dentales representan un riesgo mucho menor que un problema dental no detectado y no tratado.

Que le saquen los dientes de leche

¿Cómo le va a afectar eso? Los niños requieren la extracción de uno o más dientes primarios en ciertas situaciones. Estas situaciones pueden incluir caries extensas en los dientes frontales y/o infección localizada (por ejemplo, un absceso o una encía hirviendo). Las extracciones también son necesarias en casos de trauma, donde los dientes de leche han sido empujados hacia atrás, empujados hacia adelante, rotos o simplemente caídos. Los padres obviamente están preocupados por los efectos estéticos y funcionales (sobre el habla, la alimentación y la respiración) de la extracción de uno o más dientes de leche frontales. Existe buena evidencia que no ha mostrado impedimentos del habla a largo plazo en estos casos. También sabemos por nuestra experiencia profesional que una vez que las encías sanan, los niños podrán comer casi cualquier cosa, ya que todavía pueden morder y cortar con los dientes restantes. En lo que respecta a la apariencia, su dentista pediátrico puede ofrecerle información sobre aparatos fijos que pueden reemplazar el diente/dientes perdidos, suponiendo que su hijo cumpla con los criterios correctos.

Falta de dientes permanentes

La hipodoncia (el término dental común) describe una situación en la que faltan menos de seis dientes permanentes. El término oligodoncia se utiliza cuando faltan más de seis dientes permanentes (nunca se formaron). Los dientes faltantes más comunes son los terceros molares (también conocidos como muelas del juicio), seguidos de los premolares y los incisivos laterales. Aunque no es raro que falte un diente, los pacientes a los que les faltan varios dientes generalmente tienen un fuerte componente genético y se ha relacionado con afecciones como la displasia ectodérmica y varios síndromes. Debido a que el reconocimiento temprano ayuda en el tratamiento adecuado, su dentista lo derivará a especialistas (ortodoncista, cirujanos orales, etc.) quienes determinarán qué opciones se adaptan mejor a usted para reemplazar los dientes faltantes.

¿Cuál es la mejor pasta de dientes para mi hijo?

No existe tal cosa como la mejor pasta de dientes. Recomendamos solo productos que hayan sido aceptados o aprobados por la ADA (Asociación Dental Estadounidense). La selección generalmente se realiza caso por caso, pero la consideración principal al seleccionar la pasta de dientes es la edad de su hijo. Esto se debe al riesgo de fluorosis en los niños más pequeños que tragan pasta de dientes durante el cepillado regular. Un niño puede enfrentar la condición llamada fluorosis del esmalte si recibe demasiado flúor durante los años de desarrollo de los dientes. Demasiado flúor puede provocar defectos en el esmalte dental.

¿Cuánto fluoruro es demasiado? ¿Qué es la fluorosis del esmalte?

Si traga demasiado flúor para el tamaño y el peso del niño durante los años de desarrollo de los dientes, un niño puede desarrollar fluorosis del esmalte. Esto puede suceder de varias maneras diferentes. Primero, un niño puede tomar más suplemento de fluoruro que la cantidad recetada. En segundo lugar, el niño puede tomar un suplemento de fluoruro cuando ya existe una cantidad óptima de fluoruro en el agua potable. En tercer lugar, a algunos niños simplemente les gusta el sabor de la pasta dental con flúor. Pueden usar demasiada pasta de dientes y luego tragarla en lugar de escupirla.

Los dientes de mi hijo tienen manchas. ¿Son estas cavidades?

Cuando un diente de leche cambia de color, puede significar muchas cosas. Los dientes de leche pueden y normalmente cambian de color, particularmente cerca del momento en que se aflojan; sin embargo, este cambio es mínimo y no debe confundirse con una lesión cariosa (cavidad). La mejor manera de determinar si su hijo tiene una mancha o una verdadera caries es llevarlo a un dentista pediátrico. La caries es una enfermedad infecciosa; progresa si no se trata y generalmente se asocia con dolor (especialmente cuando las caries son grandes). Los dientes con caries generalmente asumen una decoloración más oscura (marrón) y, dependiendo de la extensión, pueden presentar pérdida de estructura dental. Los dientes que han sido previamente "golpeados" también pueden cambiar de color. Los dientes de leche traumatizados pueden adquirir una decoloración amarilla u oscura, que puede o no estar asociada con dolor. Otras causas menos frecuentes de cambios de color pueden ser: fluorosis, manchas de alimentos (sobre todo té o refrescos de cola), enfermedades sistémicas (hepatitis), etc.

A mi hijo le están saliendo dientes de tiburón, ¿qué puedo hacer?

Una de nuestras consultas más comunes ocurre cuando los niños alrededor de los siete años comienzan a perder los dientes frontales inferiores. Muchos de nuestros padres se preocupan demasiado por este fenómeno. Es muy normal que los incisivos inferiores permanentes (dientes frontales) erupcionen detrás de sus predecesores (dientes de leche); sin embargo, si un diente de leche no está suelto para cuando la mitad del incisivo permanente ha erupcionado, puede ser necesario sacarlo.

Mi hijo tiene los dientes torcidos; ¿él o ella necesitará aparatos ortopédicos?

Los dientes torcidos o apiñados son muy comunes en el paciente en crecimiento. Incluso los pacientes que reciben aparatos ortopédicos pueden desarrollar un grado menor de dientes torcidos (apiñados), particularmente en los dientes frontales de las mandíbulas, a medida que envejecen. El primer paso para determinar la necesidad de tratamiento es lo que llamamos una consulta de ortodoncia. Durante esta cita, podemos obtener registros especiales y radiografías especiales de la mandíbula de su hijo. Esta información nos permitirá tomar una decisión basada en los patrones de crecimiento previstos que su hijo puede mostrar más adelante. En términos de ortodoncia, nos referimos a esto como Tratamiento Temprano. El tratamiento temprano se refiere a cualquier tratamiento de ortodoncia (aparatos ortopédicos) o aparatos ortopédicos (como cascos) que comienza cuando el niño está en dentición primaria o en dentición mixta temprana (cuando comienzan a salir los primeros dientes permanentes). Se ha demostrado que el tratamiento temprano es efectivo a pesar de las objeciones de algunas personas en la comunidad de ortodoncia. La Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica (AAPD, por sus siglas en inglés) reconoce que el diagnóstico temprano y el tratamiento exitoso de las maloclusiones en desarrollo pueden tener beneficios tanto a corto como a largo plazo, mientras se logra la meta de armonía oclusal, función y estética facial.

¿Cómo sería la sedación oral para mi hijo?

Una sedación oral consciente es un procedimiento en el que a un niño se le administra un medicamento oral que provoca un nivel de conciencia deprimido. La Academia Americana de Odontología Pediátrica (AAPD) ha definido claramente las indicaciones de este procedimiento, y son las siguientes:

A) Niños en edad preescolar que no puedan comprender o cooperar para el tratamiento definitivo.

B) Pacientes que requieran atención odontológica y que no puedan cooperar por falta de madurez psicológica o emocional.

C) Pacientes que requieran tratamiento odontológico y que no puedan cooperar debido a una discapacidad cognitiva, física o médica.

D) Pacientes que requieren atención dental pero tienen miedo, ansiedad y no pueden cooperar para el tratamiento.

Al igual que con cualquier procedimiento en el que se altera el estado de conciencia de un niño, existen algunos riesgos involucrados. Los principales riesgos (complicaciones graves) asociados con la sedación consciente incluyen, entre otros: aspiración, paro respiratorio, paro cardíaco y muerte. Debido a que su hijo estará parcialmente despierto, aún se necesita anestesia dental local (una inyección de lidocaína); y esto puede limitar el alcance del trabajo que podemos proporcionar. La sedación dental también es una opción en casos de accidentes o traumatismos; pero en estas situaciones, la decisión de administrar el medicamento debe tener en cuenta el riesgo de aspiración (inhalación de vómito a los pulmones) y cualquier traumatismo craneoencefálico que pueda haber ocurrido. Si su hijo es candidato para una sedación consciente, asegúrese de seguir las instrucciones proporcionadas por su dentista pediátrico.

¿Necesitará ponerle una inyección a mi hijo para hacer el trabajo dental?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibimos de los padres de nuestros pacientes. Intentamos minimizar las molestias de la inyección colocando un gel que actúa como anestésico local y adormece el tejido donde se aplicará la inyección. La anestesia local profunda generalmente se obtiene de 5 a 10 minutos después de la inyección, según el área de la boca donde se colocó el anestésico. Siempre verificamos para confirmar que el área está adormecida antes de comenzar a trabajar. En casos de infección o traumatismos localizados (como dientes rotos), es muy difícil obtener una anestesia profunda. Sin embargo, tenemos otros medios para complementar la anestesia (como el uso conjunto de gas de óxido nitroso, medicamentos o sedación consciente). Los niños más pequeños, especialmente los preescolares, pueden interpretar la sensación de entumecimiento como dolor y, por lo tanto, llorar. Siga las instrucciones postoperatorias que le damos para minimizar complicaciones como morderse los labios.

* Los resultados individuales no están garantizados y pueden variar de persona a persona. Las imágenes pueden contener modelos.